Reflexiones senoixelfeR

El espejo que refleja nuestro interior

Escapar de la pirámide

Piramide de maslow.pngHace algunos años, y ya no recuerdo cómo, me encontré con la llamada pirámide de Maslow, una teoría bastante interesante que planteó el psicólogo estadounidense Abraham Maslow por allá por el año de 1943. Confieso que en aquel entonces me pareció una teoría bastante interesante e ingeniosa con la cual explicar el tema de las motivaciones de los seres humanos. Sin embargo, – sí, hay un sin embargo- considero que el respeto y admiración que me merece esta teoría no me ha impedido darme cuenta empíricamente, que hay excepciones importantes y dignas de estudiar, me refiero a los casos en los que algunos hombres y mujeres han respondido de una forma inesperada y admirable.

Son estos casos los que me interesan destacar porque considero muy importante, e incluso vital, que seamos capaces de elegir colocarnos por encima de las situaciones desde lo más elevado de nuestro ser. Actualmente en el mundo, en menor o en mayor medida, hemos estado experimentando una serie de cambios drásticos y situaciones no deseadas que definitivamente a muchos nos ha movido el piso. Tal vez, alguien que nos observara desde fuera del sistema, diría que nos han sacado de “nuestra zona de confort”, frase que pareciera haber cobrado popularidad en estos días. O tal vez  que “se han llevado nuestro queso”, o “nos han asesinado a la vaca”. Y muchos de nosotros, ante esta situación de cambio, de crisis, de incertidumbre, decidimos inconscientemente creo, ir a engrosar las filas de quienes se comportan tal y como lo describió el amigo Maslow, es decir, por nuestros propios pies nos hacemos cautivos de esa pirámide.

Sin embargo, quiero centrarme en el caso de los que escapan de esa pirámide, los que se revelan, aquellos distintos que ante las circunstancias no desmayan, que son capaces de ponerse por encima de la situación, esas personas que deciden ser libres de los azares de la vida y aprenden a fluir como el agua de un río. Quiero que fijemos nuestra atención en esos distintos, en esos diferentes, en esos que tienen un algo especial que no les puede ser arrebatado porque proviene de su fuerza interior, y propongo observarlos porque considero que hoy más que nunca nos viene bien hacernos de esa actitud ante la vida.

Preguntémonos un momento cómo lo hizo Viktor Frankl, ese brillante psiquiatra al que admiro por su obra y aún más por su ejemplo ¿Cómo hizo este ser para superar tres años en los más terribles campos de concentración de la Alemania Nazi? Porque no sólo sobrevivió, lo cual ya era de por si harto difícil, sino que renació con un espíritu nuevo, con una sensibilidad y una luz que luego compartió con el mundo entero para ayudarnos a ser mejores. ¿Cómo lo hizo Nelson Mandela, que fue capaz de lograr lo que muchos pensaron imposible, después de durar años en prisión? ¿Cómo hizo este ser para escapar de la pirámide y en lugar de llenarse de odio y rencor, se llenó de sabiduría? ¿Cómo lo hizo Bolívar, el Libertador, que con sus últimos suspiros tuvo la nobleza de perdonar a aquellos que lo habían traicionado? Y esta capacidad de ponerse por encima de las circunstancias no es propiedad exclusiva de los hombres, muy al contrario. Recordemos a Luisa Cáseres de Arismendi, esa heroína venezolana que soportó terribles torturas y maltratos sin desmayar ni traicionar sus principios. ¿Cómo lo hizo la madre Teresa que ante tantas críticas se mantuvo fiel a lo que eligió como misión? ¿Cómo lo hacen y lo han hecho todas esas madres que sin ayuda han asumido el rol de madre y padre y han decidido darlo todo por su familia? ¿Cómo lo hacen esos héroes desconocidos que con limitaciones físicas, con enfermedades terminales, en situaciones mucho más críticas que la que pudiéramos estar viviendo nosotros, aún sonríen, aún piensan en la forma de contribuir para ayudar a otros, para hacer de este mundo un lugar mejor? ¿Cómo lo hicieron y lo hacen estos seres maravillosos? ¿Qué tienen todos ellos de especial que fueron capaces de escapar de la pirámide de Maslow?

Cómo escapar de la pirámide

En ese hermoso collar de perlas humanas, hay un hilo que las une a todas y de cuyas hebras quiero hablar porque considero que todos tenemos ese potencial.

Voluntad: En primer lugar, destaca en todos ellos una inquebrantable voluntad que les permitió ponerse por encima de sus circunstancias y mantenerse firmes a sus principios.

Visión: Por otra parte, tenían claro lo que querían lograr, y este faro ideológico los mantuvo en el camino que decidieron recorrer.

Inspiración: Definitivamente cada uno de ellos encontró un pensamiento sublime al cual dedicar su existencia, y ese pensamiento elevado los sacó de lo común y corriente, elevándolos a la categoría de seres especiales cuyo ejemplo hoy es referencia.

Coherencia: cada una de estas personas, más allá de lo que sus detractores puedan decir, mantuvieron una concordancia entre lo que pensaban, lo que sentían y lo que hacían. Esa coherencia les proporcionaba fuerza moral, muy necesaria para saber que podemos confiar en nosotros mismos.

Amor: Estas personas poseen una fortaleza que va más allá de la fuerza física, más allá de los deseos de satisfacer las apetencias instintivas, de buscar su propio bien a costa de sus principios, y lo más destacable, estos seres no albergaron odio en su corazón, sino todo lo contrario, se sintonizan con una vibración amorosa que los sostiene en las diversas circunstancias en las que de otra manera sucumbirían.

Somos lo que pensamos

Al revisar esas historias, me convenzo de que el mundo es un reflejo de lo que hay en nuestro interior. No obstante, hay quienes afirman que no eligieron las circunstancias en la que se encuentran, que no son de alguna manera copartícipes de la realidad que los rodea, que lo que les pasa es producto de la mala suerte, del fatal destino, etc. Pero todas estas afirmaciones no sólo son discutibles, sino que además los paraliza y los deja a merced de las corrientes cambiantes de la vida. Lo que sí que podemos decir sin temor a equivocarnos, es que cada uno interpreta esa “realidad” que vive de una manera única y particular, y quienes toman las riendas de su vida hacen cambios internos para que sus circunstancias cambien. Podemos entonces elegir hacernos responsables o víctimas, tomar las riendas de nuestro mundo interior o entregárselas al azar, depender de nosotros mismos o de las circunstancias, y si ya sabemos que atraemos aquello en lo que ponemos nuestra atención, si ya sabemos que mientras más elevados nuestros pensamientos, sentimientos y acciones, más libres somos ¿Qué esperamos para liberarnos de la pirámide?

Somos libres de elegir

Lornis Hervilla © 2016

Apóyanos dándole un Me gusta a esta publicación y compártela con tus amigos!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 30 de abril de 2016 por en consciencia, creencia, filosofía, sabiduría y etiquetada con , , , , , , .
Follow Reflexiones senoixelfeR on WordPress.com

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 6.763 seguidores

Entradas recientes

<head> <meta name="publisuites-verify-code"; content="aHR0cHM6Ly9yZWZsZXhpb25lc3Nlbm9peGVsZmVyLndvcmRwcmVzcy5jb20="> </head>

Categorías

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 6.763 seguidores