Reflexiones senoixelfeR

El espejo que refleja nuestro interior

Creencias

creencias5Nuestras creencias se forman a lo largo de nuestra vida, desde que aparecemos en el mundo físico, y básicamente son un conjunto de reglas que hemos aprendido y que empleamos de manera inconsciente y queriéndolo o no, filtran y distorsionan nuestras percepciones dándole un sentido particular e individual a la realidad. Podemos decir que las creencias pertenecen al mundo de las ideas, o incluso de las opiniones, y a diferencia de las leyes naturales, o los principios universales, no pueden ser probadas, sin embargo, y tal vez esto sea lo más importante a tener en cuenta, las damos por ciertas.

Las creencias tienen diferentes rostros, y son llamadas de diferentes modos también, algunos las llaman paradigmas, otros les dicen frases, también están presentes en los refranes y en las costumbres, y oculta en la idiosincrasia de las familias, los pueblos, los países y las religiones. Algunas de nuestras creencias pueden que sean conocidas por nosotros, pero la mayoría no, permanecen tras bastidores y se expresan desde nuestro inconsciente, filtrando y distorsionando la “realidad”. Para dar un ejemplo sencillo de cómo opera una creencia, revisemos el siguiente ejemplo, supongamos que hay dos personas, Ana y María. Ana creció con un perrito, digamos un pastor alemán, con el cual compartió por muchos años. La experiencia de Ana con su pastor alemán fue muy agradable, y aunque han pasado muchos años, aun lo recuerda con cariño. María en cambio, tuvo malas experiencias con perros desde niña, su vecino tenía un pastor alemán que ladraba muy fuerte y en una oportunidad lo vio peleando salvajemente con otro perro lo cual la impresionó. Una vez, un perro la mordió al pisarle la cola, y con el tiempo, fue teniendo más y más miedo a los perros, en especial a los perros grandes. Si Ana y María estuvieran en un salón, y alguien entrara con un pastor alemán, Ana recordaría a su adorable perro y se sentiría bien y hasta enternecida al verlo, tal vez se acercaría e intentara acariciarlo. María seguramente se asustaría al verlo e intentaría salir de la habitación para ponerse a salvo. El mismo evento, interpretado de formas diferentes por cada una de ellas.

La PNL sostiene que hay creencias limitantes y creencias potenciadoras. Las limitantes serías aquellas creencias que nos perjudican o perjudican a los demás. Las creencias potenciadoras, son aquellas que nos benefician y si no benefician a los demás, al menos no los perjudica.

Por esta razón, es importante dilucidar, sobre todo en terapia, qué o cuáles creencias pudieran estar operando en nosotros que pudieran estar perjudicándonos o perjudicando a otros. Mediante el análisis de la estructura que subyace a las historias personales, a las situaciones específicas, entonces podemos descubrir qué creencia es la responsable de alguna situación no deseada. Cuando se realiza terapia en relaciones de pareja, se debe revisar desde qué creencia están operando ambos, qué creencias participan cuando alguno hace eso que no gusta, esto ayudará a comprenderla mejor la situación, y aunque pudiera ocurrir que no sea suficiente, el comprender mitigará considerablemente el efecto de desagrado producido por el evento.

Una vez identificadas las creencias limitantes, lo aconsejable es buscar creencias sustitutas que nos permitan operar a un nivel superior, es decir, adoptar de manera consciente a través de ejercicios, nuevos y potenciadoras creencias que nos permitan lograr lo que queremos sin perjudicarnos y sin perjudicar a otros. Entiéndase que no perjudicar a otros no significa complacerlos, basta que con lo que hagamos no les estemos haciendo daño. Por ejemplo, si una persona ya no desea vivir con su pareja, si esa otra persona sufre por el rompimiento, no significa que no deba separarse para evitarlo. El sufrimiento es este caso, sería por el apego del otro y no por un daño que le estuviera ocasionando per se. Otro ejemplo puede ser, de la madre que impone disciplina a su hijo y este sufre por ello, no significa que le esté haciendo un daño al hijo y por ello deba desistir, no disciplinarlo sería más bien el daño. Así pues, hay que estar conscientes de qué es lo que se hace y si lo que hacemos realmente nos daña o daña a los demás. Para una persona sedentaria, comenzar a hacer ejercicios puede ser un tormento, al igual que comenzar a comer sano para alguien con desórdenes de alimentación, pero en ninguno de estos casos, la creencia de la cual se parte puede considerarse limitante.

¿Las creencias, son inamovibles o cambiantes?

Las creencias suelen ser cambiantes, ya que dependen principalmente de nuestras experiencias. Pudiéramos creer algo y con el tiempo, de acuerdo a los resultados apreciados en las experiencias que vivimos, ajustarla, cambiarla por otra o eliminarla. Por ejemplo, cuando era niño, pudo haber creído en que el niño Jesús, papa Noé o San Nicolás, vendría a su casa la noche del 24 de diciembre a llevarle regalos, luego con el tiempo, descubre que es poco probable que sea cierto, o que alguien le diga y lo compruebe usted mismo. Entonces, esa creencia deja de estar presente. Algunas personas creen que porque un niño tenga una infancia agitada, necesariamente va a ser una persona perturbada, sin embargo, cuando investiga al respecto, puede constatar que no es así, e incluso conocer a otros cuyas infancias fueron desgraciadas, y de adultos ser personas ejemplares. Entonces, quien lo constata, se da cuenta que lo que creía no se ajusta a la realidad y cambia de paradigma.

También ocurre que una creencia deja de estar vigente, por ejemplo, por un descubrimiento científico. Antes se pensaba por ejemplo que la leche de vaca era muy beneficiosa para las personas. Hoy día se sabe que no necesariamente es beneficiosa y se sospecha que sea la responsable de diversas enfermedades. Otro ejemplo, es la creencia de que todo lo natural es bueno, sin embargo, hoy día se sabe que hay alimentos que aunque son importantes y nutritivos, hay que consumirlos con cuidado y de manera esporádica porque contienen sustancias tóxicas e incluso venenosas que pueden causarnos serios problemas. Así, quien ha sufrido de ácido úrico elevado, sabe que no puede comer tomates o su salsa diariamente, si no quiere sufrir las consecuencias. Otro caso de cambio de creencias, es cuando decidimos por ejemplo, cambiar de partido político, de país o de religión. No suelen ser cambios cotidianos, ni que ocurran en todos, pero ocurren y seguramente conoce a alguien que haya realizado alguno de ellos.

¿Cómo se adoptan nuevas creencias?

La respuesta es simple, de la misma forma en que se adquirieron las demás creencias: aprendiendo. Ahora, el proceso de aprendizaje dependerá de cada quien, de lo fuerte de la experiencia y de la técnica a emplear. Las creencias aprendidas durante nuestra infancia por ejemplo, pudieron haber tomado años en instalarse o un instante. Si por ejemplo, nos dijeron que tuviéramos cuidado con la electricidad muchas veces no será lo mismo a que suframos una descarga eléctrica, el impacto de la experiencia acelerará el proceso de aprendizaje. Si por cultura, hemos sido introducidos en alguna religión desde pequeños, ese sistema de creencias con el tiempo pasará a nosotros. Aunque como lo dije antes, puede que luego no nos sirva o nos perjudique y decidamos cambiar.

La programación neurolingüística, ofrece una serie de herramientas para lograr cambios de creencias, una de ellas es la hipnosis, que particularmente considero la más poderosa de todas porque es la que va más profundo en el inconsciente. Pero hay técnicas, que aun cuando no llegan tan profundo como la hipnosis, siguen siendo eficaces y eficientes.

Cómo identificar las creencias limitantes

Como dije al inicio, puede que hayan algunas creencias de las que tenemos conciencia, pero la mayoría, están inconscientes, por ende, no hay forma de que las conozcamos directamente, lo que si podemos hacer, es analizar nuestras acciones y posturas ante situaciones y buscar qué es lo que nos induce a sentir, pensar y actuar en una dirección y no otra. Lo mejor sería que este análisis lo hiciéramos con la asesoría de una persona que esté entrenada en PNL, para que nos sirva de guía, pues el conocimiento del Metamodelo del lenguaje y las técnicas que ofrece la PNL para la identificación y cambio de creencias toman tiempo en ser comprendidas y asimiladas.

Lornis Hervilla © 2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 21 de octubre de 2015 por en creencia, PNL, terapia y etiquetada con , , .
Follow Reflexiones senoixelfeR on WordPress.com

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 6.748 seguidores

Entradas recientes

<head> <meta name="publisuites-verify-code"; content="aHR0cHM6Ly9yZWZsZXhpb25lc3Nlbm9peGVsZmVyLndvcmRwcmVzcy5jb20="> </head>

Categorías

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 6.748 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: