Reflexiones senoixelfeR

El espejo que refleja nuestro interior

Esa medicina de doble acción que llamamos agradecimiento

“Encontré una mujer moribunda en las calles. La traje a nuestro hogar. Cuando la acosté en una pequeña cama, me sonrió, tomo mi mano y dijo una sola palabra: Gracias. Luego murió. Me dio mucho más de lo que yo hacía por ella. Me dio su gratitud.”  Madre Teresa de Calcuta

Hace unos años estuve asistiendo a la casa de un amigo donde nos reuníamos un grupo de personas interesadas en eso que algunos llaman “crecimiento personal”, otros le dicen “búsqueda espiritual” pero nosotros le llamábamos “círculo de estudio”. Creo que lo del nombre no es tan importante, sino lo que hacíamos allí. Las reuniones duraban cerca de dos horas. Unos veinte minutos eran dedicados a conocer y compartir libremente con los que se iban incorporando, haciendo tiempo para iniciar. Luego, cuando estábamos ya todos reunidos nos sentábamos y generalmente el anfitrión, o en ocasiones especiales alguno de los presentes dirigía una relajación que no excedía los cinco minutos, cuya finalidad era aquietar la mente y el cuerpo. Es sorprendente cómo sólo esos cinco minutos de relajación nos ayudaban a alcanzar un estado de paz maravilloso, supongo que se potenciaba el resultado del ejercicio con la intención de todas las voluntades que se juntaban, ahorita que lo recuerdo, percibo esa paz tan deliciosa. Casi olvido esta parte importante de la reunión, antes de comenzar, el anfitrión exponía el motivo de la reunión, y aclaraba que no era religión ni culto, que todos los puntos de vista eran válidos, incluso si fueran contrarios, que sólo éramos un grupo de personas que compartían el interés por conectarse con información y experiencias que les ayudaran en su camino de vida. También se señalaba que la idea no era debatir sino compartir (esta parte me encantaba). Luego de explicar las normas y el motivo, nos encomendábamos a Dios y hacíamos la relajación.

En una mesa se colocaban libros relacionados con autoayuda, crecimiento personal, etc. Se podían conseguir autores como Osho, Walter Riso, Deepak Chopra, Camilo Cruz, Sathya Sai Baba, Conny Méndez, Neale Donald Walsch, Rhonda Byrne, Paulo Coelho, Lair Ribeiro, James Redfield y otros. Cada persona, tomaba el libro que le llamara la atención y elegía un párrafo, generalmente se hacía al azar, aunque no era una norma. Luego, cada uno por su propia voluntad, leía un fragmento del libro escogido. Al terminar, esa persona o algún otro, comentaba lo que le resonaba de la lectura. Muchas veces algo que se leía, era justo la respuesta que requería uno de los presentes. También era sorprendente, que por lo general, producto de las lecturas aleatorias, surgía un tema con sentido. De una manera sincrónica, emergía de manera coherente el tema para ese día, el cual se iba descubriendo en el proceso de leer. Además, el ambiente era muy especial, se sentía la paz y la camaradería.

Cuando todos terminábamos de leer, hacíamos una pequeña meditación de cierre, dando gracias por la oportunidad de estar allí reunidos. Luego, compartíamos algunos refrigerios y conversábamos libremente. El ambiente era festivo y los rostros sonrientes, se creaba una atmósfera muy agradable y esta vibración no las llevábamos con nosotros.

Algunas veces en lugar de hacer las lecturas, un terapeuta o conocedor de alguna técnica, compartía sus experiencias y sus conocimientos al respecto. Así pude conocer de que trataba la técnica llamada EMF balancing, reiki, musicoterapia, constelaciones familiares, tarot, tarot angelical, astrología, numerología, el libro de Urantia y las técnicas de ascención de los Ishayas. Incluso, yo mismo un día expuse el tema de la programación neurolingüística, la hipnosis y las regresiones, que son las terapias en las que me he especializado. Cada técnica expuesta, era muy interesante y servía para distintos propósitos y cada expositor, hacía dinámicas para demostrar, compartir y hacer de su exposición una experiencia.

Una de las dinámicas que más me agradó, fue la expuesta por las maestras Ishayas. En particular, me gustó mucho un ejercicio que hicieron que fue estupendo y además muy sencillo, era el siguiente: simplemente mirábamos a la persona que teníamos a lado, sin importar si era conocido o era la primera vez que lo veímos, y mirándo a esa persona a los ojos, le decíamos lo que apreciábamos de ella o él. Había una regla, debíamos ser capaces de decirle a la persona mirándolo a los ojos, cuáles eran esas cosas agradables que veíamos en él o ella dignas de alabar, pero sin dar consejos. Empezamos el ejercicio, y yo tenía mucha curiosidad sobre lo que iba a ocurrir. El resultado fue espectacular, en poco tiempo comenzó a emanar en aquella sala una cascada de elogios, algunas intervenciones eran cortas y otras más largas, todas las palabras eran gratas. Incluso, hacíamos alabanzas a personas que nunca habíamos visto, sólo con mirarlos a los ojos, y las sonrisas eran permanentes. Algunas personas se emocionaron al punto de derramar lágrimas, me imagino que de la emoción o porque no estaban acostumbrados a recibir palabras de elogio y aprecio de esa manera. Luego nos pidieron que quienes se animaran, eligieran a una persona del grupo, para decirle elogios o reconocimientos públicamente, y la energía se elevó más.

En ese momento noté que quien recibía las palabras de alabanza, se sentía muy bien, y a la vez, quien las daba también, por hacer sentir al otro bien. Se hacía entonces un círculo virtuoso, un ciclo que se reforzaba a sí mismo de manera positiva. El que recibía la alabanza y el que la daba se sintonizaban con una energía positiva que los elevaba por encima del estado inicial en el que se encontraban. Emocionalmente se situaban en un plano potenciador, mentalmente se enfocaban en lo edificante, en lo constructivo, y su corporalidad me hacía pensar en los efectos positivos en su cuerpo. Todo esto se lograba sólo por decirle a la otra persona lo que apreciábamos de ella. Si lo vemos desde un punto de vista de eficiencia, es excelente, ya que con una pequeña inversión de energía, se inspiraba a muchos otros a elevar su frecuencia.

Por otro lado, si hiciéramos de esto un hábito, si nos acostumbráramos a apreciar lo alabable de las situaciones, de las personas e incluso, de nosotros mismos, aprenderíamos a apreciar las cosas desde una perspectiva constructiva. Ese día y los sucesivos, descubrí y comprobé el poder de la alabanza y del agradecimiento.

La dinámica del patrón es la siguiente: cuando alabamos las virtudes que encontramos en algo o en alguien, nos conectamos con la energía de la alabanza, pero a la vez, la persona que es objeto de la alabanza, se conecta con el agradecimiento. Si sembramos agradecimiento, ¿qué estaríamos sembrando? Recordemos que inevitablemente cosechamos lo que “sembramos”. Esos sentimientos positivos que sembramos en otros, esa energía en la que vibra el otro al escuchar esas palabras de reconocimiento sincero, van a repercutir positivamente en todos, y por su puesto, retornarán multiplicadas a la persona que la originó, a la persona que puso la rueda de la alabanza-agradecimiento a girar. Haga la prueba, busque a un amigo, a su pareja, a su hija o hijo, a un compañero de trabajo o incluso a un desconocido que se siente con usted en el autobus o en el metro, mírelo a los ojos, y conéctese con esa persona, no con la apariencia, sino con el ser de esa persona. Deje que las palabras surjan en su mente, no las busque, ellas vendrán a usted, será como si se las dictasen y déjese fluir. Entonces, dígale a esa persona, mirándola a los ojos, lo bueno que usted aprecia en ella. Por ejemplo, “aprecio en ti una generosidad muy reconfortante”, o “aprecio en ti una calidez especial”, o tal vez, “aprecio en ti, la fuerza de la persona que persevera”. Son sólo ejemplos, haga la prueba, y compruebe, mejor dicho, viva esta hermosa experiencia. Estoy seguro que si lo pone en práctica se sentirá mucho mejor y todas sus relaciones mejorarán. Además, se hará una persona más positiva, lo cual lo hará más atractiva o atractivo y con el tiempo, logrará de esta manera de ver, un hábito.

Quería hablar de esto por dos razones, la primera, porque considero que es una manera muy eficiente de contribuir con la paz, de hacer de este mundo un lugar mejor, una manera fácil y eficiente de expandir la luz. En segundo lugar, porque quiero dar las gracias a todas las personas que me han apoyado en este proyecto llamado Reflexiones. Algunos incluso lo han hecho sin saberlo, brindándome vivencias, otros, de manera más activa, compartiendo información y participando con preguntas, comentarios y sugerencias directamente en el blog. Quiero darle las gracias a todos. En especial a quienes han dedicado su tiempo en leer las publicaciones y compartirlas. No los puedo mirar a los ojos en este momento, pero si imaginarlos, y al hacerlo, al ver a través de esas ventanas al alma, veo que hay un enorme potencial que puesto al servicio de quien lo requiera, hará de este mucndo un  lugar mejor. Gracias y reciban todos mi agradecimientos y multiples bendiciones.

Lornis Hervilla © 2012

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 22 de agosto de 2012 por en consciencia, Relaciones y etiquetada con , , , , , .
Follow Reflexiones senoixelfeR on WordPress.com

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 6.674 seguidores

Entradas recientes

<head> <meta name="publisuites-verify-code"; content="aHR0cHM6Ly9yZWZsZXhpb25lc3Nlbm9peGVsZmVyLndvcmRwcmVzcy5jb20="> </head>

Categorías

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 6.674 seguidores