Reflexiones senoixelfeR

El espejo que refleja nuestro interior

Sexo, drogas y otras cosas – Parte 1

De manera indiscutible, el sexo y las drogas han formado y forman parte fundamental de la civilización. Desde las culturas primitivas hasta la actual, desde los pueblos más modestos y desconocidos, hasta los más famosos de la historia por haber destacado por su filosofía, arte, tecnología o poderío militar han sido influenciados y moldeados por el sexo,  las drogas, y otras cosas de las que hablaré posteriormente. Estos elementos han estado muy presentes en la vida del hombre influenciando la manera  en que percibe al mundo. Negarlo, sería como negarnos a abrir los ojos por puro capricho, para dejar de ver lo evidente, o como gritar a todo pulmón, para que nuestros oídos no escuchen lo que nuestras acciones dicen desde nuestro inicio. Los invito a que continúen leyendo, para que conozcan las ideas que propongo, sin darle importancia a si están de acuerdo o no, luego tendrán tiempo de sacar sus propias conclusiones. En esta primera parte, por lo extenso del tema, hablaré del sexo.

¿Cuál sexo?

La palabra sexo proviene del latín sexus, y según el diccionario de la Real Academia Española  tiene  cuatro significados:

a) la condición orgánica femenina o masculina de animales y plantas,
b) conjunto de seres pertenecientes a un mismo sexo, masculino o femenino,
c) Órganos sexuales y,
d) Placer venéreo, es decir, el placer inherente al coito.

Pero hay un significado que va más allá del acordado y registrado en los diccionarios, que es del que quiero hablarles en esta oportunidad. La palabra sexo como tal, es un símbolo, como lo es una cruz, una estrella, un círculo. Estuve chequeando las pronunciaciones de la palabra sexo, en chino, inglés, ruso, italiano, francés, portugués, coreano, y alemán. entre otros idiomas, y hallé interesante que había mucha similitud la forma gráfica y en la pronunciación de la palabra, sobre todo en la fuerza del sonido de la letra “S” al inicio de la misma. ¿A qué animal se le parece la forma de la letra “S”? ¿No le recuerda el siseo de las serpientes? ¿Cree que sea casualidad?

La “S” y la serpiente como símbolo de la dualidad

Como símbolo, la serpiente ha estado presente en todas la religiones y culturas conocidas. Se le ha asociado al bien y al mal, a la vida y a la muerte, a lo sagrado y a lo profano, a la medicina y a la muerte, al pecado y al despertar espiritual. La serpiente en el transcurso del tiempo, ha sido usada para referirse a aspectos que se contraponen, por lo tanto, es en un símbolo que por sí mismo representa la dualidad. Podríamos decir, que la letra “S” como símbolo, es equivalente al ying yang. Imagine por un momento a la letra “S” dentro de un círculo, ¿ve la similitud con el símbolo del ying yang?. La relación de la letra “S” con la serpiente, la encontramos en su forma, y en su sonido, que nos recuerda el siseo serpentino de algunos ofidios.

Es indudable la fuerza que como símbolo tiene la serpiente en la psique del hombre. La “S” como letra inicial de la palabra SEXO, hace referencia a ese símbolo permanente, universal y poderoso formando parte del sonido y grafía de la palabra en la mayoría de los idiomas.

La “E” y el hombre celebrando con las manos en alto.

La segunda letra de la palabra SEXO es la “E”. La forma de la letra “E” evoca a una escalera, instrumento que nos permite subir para alcanzar lo que de otra manera no alcanzaríamos. En el antiguo Egipto, correspondía al hombre que celebra, básicamente se representaba con la figura de un hombre con las manos extendidas al cielo, en señal de alabanza o adoración. Luego con el tiempo, se fue representando de manera simplificada y fueron inclinando su forma hasta la “E” que conocemos hoy día. Algunos autores asocian a la letra “E” con la alegría, tal vez la alegría de ascender. ¿Acaso no ascendemos cuando damos gracias por todas las bendiciones que hemos recibido? Entonces, la letra “E” señala esa alegría al dar gracias que nos transporta con nuestro mérito, hasta las alturas.

La letra “X” y el equilibrio

La tercera letra de la palabra SEXO es la “X”. Esta letra es una cruz que se ha inclinado para alcanzar la estabilidad, el equilibrio. Es el equilibrio entre la tierra y el cielo. En la palabra SEXO, la letra “X” marca una inflexión que corta el siseo que se produce al pronunciar la letra “S” con la “E”, aportándole énfasis al sonido serpentino. La letra “X” per se, tiene una energía importante que está siendo explotada por las compañías publicitarias que la están añadiendo a marcas y frases. Por ejemplo:  “X-tremo”, películas “XXX”, deportes Xtremos, turismo eXtremo, espedientes secretos “X”, entre otras cosas.

Si observamos la letra “X”, notamos que su centro de gravedad está en el centro de la misma, precisamente el punto donde confluye la energía del cielo y de la tierra. Entonces, la letra “X”, provee a la palabra una fuerza equilibrada que combina lo denso y lo sublime, la tierra y el cielo, es decir; es la combinación de fuerzas necesarias para lograr el equilibrio.

La letra “O” y la totalidad.

En castellano y en otros idiomas, la palabra SEXO culmina con la O, esta letra, desde tiempos ancestrales ha simbolizado la totalidad, lo absoluto. También ha representado al Sol, el astro rey que sostiene la vida biológica del planeta. La letra O también representa la eternidad, la forma que no tiene principio ni fin. En la naturaleza, no suele haber ángulos rectos, mas si, redondeados, y los especialistas en neuromarketing saben que los seres humanos nos sentimos más cómodos con bordes y formas redondeadas, y por ende preferimos estas formas curvas.

En el hinduismo, en el budismo y otras corrientes espirituales orientales, se le asigna a la letra “O” una importancia especial, en estas filosofías, el sonido del universo comienza con la letra “O”, y suele emplearse al inicio de los mantras acompañado de la letra “M”, para formar la sílaba sagrada “Om”.

De esta manera tenemos que la pabra “SEXO” inicia con la dualidad integrada del ying yang representadas en la serpentina “S”. A través de la escalera representada por la “E”, nos invita a ascender a través de la alegría y la gratitud a lo elevado, al cielo, por mérito propio. De manera equilibrada con el poder de la “X” nos propone integrar lo terreno y celestial con equilibrio, “traer el cielo a la tierra”. Y la letra “O”, nos promete alcanzar la totalidad al final, convertirnos en soles, ser uno con el todo. Más allá del significado trivial que se la ha venido dando a la palabra, hay un significado profundo y poderoso de la misma como símbolo que resuena en nosotros cuando la escuchamos o cuando la vemos. En la publicidad, suele usarse de manera explícita e implícita. Sobre todo, de manera implícita,a través de estímulos que se valen de la sinestesia, de los anclajes, y de lo sublime para que evoquemos la palabra en nuestras mentes.

No ha de extrañarnos que la pabra SEXO en sí misma nos cause tanto interés, sin hablar de la fascinación que nos produce a lo que apunta, pero esa fascinación está por demás justificada, mas lamentablemente, aun no suficientemente comprendida. El sexo hace referencia a la vida biológica en sí misma, y es el fundamento del plano terrestre, de la dualidad que da origen a lo que conocemos. Cuando la palabra sexo hace alusión al acto sexual, entonces además nos refiere al gozo, al placer, y sobre todo, a la entrega, lo cual es una aproximación física de aspectos fundamentales del amor: placer, gozo y entrega. Sólo que en el caso del amor, la manifestación de gozo, placer y entrega sucede simultáneamente en múltiples dimensiones.

Cuando la relación sexual es sana, cuando ocurre con conciencia, comprendiendo su significado amplio, resuena de tal manera en nosotros que nos ayuda a alcanzar un estado propicio para el crecimiento, nos ayuda a evolucionar. Entonces, en ese caso, el sexo se convierte en un instrumento adicional para andar el camino evolutivo, una expresión artística de nuestro ser a través de nuestra corporalidad con ayuda de la pareja, es la dualidad que alcanza la unidad a través del amor, son dos que se hacen uno, es una manifestación de amor.

Lornis Hervilla © 2012

Anuncios

4 comentarios el “Sexo, drogas y otras cosas – Parte 1

  1. Pingback: Sexo, drogas y otras cosas – Parte 2 | Reflexiones senoixelfeR

  2. Gilberto Hervilla
    19 de junio de 2013

    Demasiado bueno este desarrollo, felicitaciones, alimento para el alma y el conocimiento.

    Me gusta

  3. TAIDE BENAVENTE
    6 de abril de 2014

    Me gustan todos los temas que publican, porque cuando los leo me siento libre.

    Me gusta

    • lhervi
      6 de abril de 2014

      Eres bien venida Taide, me da mucho gusto que te agrade y que además te sientas libre. Sigue visitándo el sitio y participando. Un abrazo

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 7 de agosto de 2012 por en consciencia, discernimiento, sabiduría, significado y etiquetada con , , , , , , , , , , , , , , .
Follow Reflexiones senoixelfeR on WordPress.com

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 6.748 seguidores

Entradas recientes

<head> <meta name="publisuites-verify-code"; content="aHR0cHM6Ly9yZWZsZXhpb25lc3Nlbm9peGVsZmVyLndvcmRwcmVzcy5jb20="> </head>

Categorías

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 6.748 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: